martes, abril 19, 2005

Porqué Ratzinger sí fue un nazi

Hecho 1. A los 14 años entró en las Juventudes Hitlerianas.
Hecho 2: Los defensores del nuevo Papa dicen que eso era obligatorio y no podía negarse.
Hecho 3. Hay sobrevivientes de esa época que cuestionan el hecho 2, y dicen que sí pudo haber resistido, según comenta el 17 de abril el Times de Londres:

Ratzinger has insisted he never took part in combat or fired a shot — adding that his gun was not even loaded — because of a badly infected finger. He was sent to Hungary, where he set up tank traps and saw Jews being herded to death camps. He deserted in April 1944 and spent a few weeks in a prisoner of war camp. He has since said that although he was opposed to the Nazi regime, any open resistance would have been futile — comments echoed this weekend by his elder brother Georg, a retired priest ordained along with the cardinal in 1951. “Resistance was truly impossible,” Georg Ratzinger said. “Before we were conscripted, one of our teachers said we should fight and become heroic Nazis and another told us not to worry as only one soldier in a thousand was killed. But neither of us ever used a rifle against the enemy.”

Some locals in Traunstein, like Elizabeth Lohner, 84, whose brother-in-law was sent to Dachau as a conscientious objector, dismiss such suggestions. “It was possible to resist, and those people set an example for others,” she said. “The Ratzingers were young and had made a different choice.”

Y desertó dicen sus defensores, pero otros cuestionan sus motivos:

Ratzinger probably “deserted” the Wermacht for the same reasons many other German soldiers did near the end of the war: they were losing and, rather than being killed or captured by the Russians (basically same thing), they deserted and gave themselves up to one of the non-Communist Allied forces. Being captured by the Russians would, for a devout Catholic like Ratzinger, be the equivalent of falling into the hands of the Devil.

La historia la escriben los vencedores, y Ratzinger no contaba que en que otros de la época lo recordaran... algo más: el argumento de que no podía resistirse es vano, es como el usado por los criminales de guerra nazis que decían en los juicios de Nuremberg: me obligaron a hacerlo.

Esta elección saboteará un gran éxito de Juan Pablo II: la reconciliación con los judíos. Israel seguramente tiene en sus archivos a ese jóven capturado por los aliados en 1945. ¿Y a quién le conviene una Iglesia enemistada de nuevo con los judíos? A los mismos que empezaron la guerra en 1914, en tiempos de Benedicto XV, la misma guerra - con un intermedio - que se cree terminó en 1945, pero aún continúa. El exterminio judío fue realizado por los nazis pero apoyado por muchos, que a 60 años del "fin" de la guerra, aún siguen en el poder. Muchos que apoyaron movimientos eugenésicos y homofóbicos en nombre de la salud pública. No todos en Inglaterra, Francia y Estados Unidos estaban en contra de Hitler. Y muchos de ellos siguen no estándolo, y siguen en su empeño, pero con nuevas e inesperadas armas.

PD. Mañana es el aniversario del nacimiento de Hitler.

1 comentario:

Flaquita dijo...

Te Felicito por tu investigación y tus comentarios, yo tampoco estoy de acuerdo con la elección del Papa, porque una vez más nos abre los ojos sobre todos los intereses, poder y conveniencias ocultas que se manejan dentro de la iglesia. Esperemos que sea sólo un Papa de transición y ojalá nos sigas manteniendo informados. Nuevamente Gracias y Felicidades!